Saltear al contenido principal
Cómo limpiar cualquier cosa en la guía útil Asiselimpia.com
Cómo Limpiar Mejillones

Cómo limpiar mejillones

Los mejillones son un ingrediente relativamente barato con un gran aporte nutricional que puede convertir cualquier comida en todo un banquete. Como aperitivo con unas patatas fritas, al vapor, en tigres o al estilo provenzal, hay muy poca gente que se resista a este molusco. Sin embargo, si no sabemos limpiarlos correctamente es posible echar a perder la mejor receta al encontrar arena en el plato. Te contamos cómo limpiar mejillones para conseguir platos sabrosos.

PUBLICIDAD

Materiales:

  1. Escurridor
  2. Agua fría
  3. Cuchillo afilado
  4. Tijeras

Mejillones frescos y limpios

Cómo limpiar mejillones frescos

Utilizar materia prima fresca no tiene comparación y en el caso de estos moluscos se nota especialmente. Pero igual que ocurre cuando buscamos cómo limpiar caracoles, el mayor problema con los mejillones es eliminar los restos de arena y suciedad. Para conseguirlo lo mejor es seguir los siguientes pasos:

  1. Pon todos los mejillones en un escurridor y colócalo debajo del grifo de agua fría. Ve removiendo con la mano y retira aquellos que estén abiertos, si tras golpearlos se cierran vuelve a echarlos en el escurridor, de lo contrario tíralo junto con los que huelan mal o tengan la concha rota.
  2. Sácalos y corta sus barbas. Para eso nos ayudaremos de un cuchillo o unas tijeras porque si tiramos es posible desgarrar la carne.
  3. Usa un estropajo tipo nanas para frotar las conchas y quitar todos los resto orgánicos o hilos que pueda haber en la superficie.
  4. Ponlos de nuevo bajo el agua fría dos veces más para que terminen de soltar la arena.
  5. Ya están listos para cocinarlos como más te gusten.

PUBLICIDAD

Cómo limpiar mejillones sin cáscara

Los mejillones deben limpiarse siempre cuando aún están vivos para que así puedan expulsar cualquier resto de arena o suciedad de su interior. De manera que si nos encontramos con esta variedad de molusco sin cáscara en el supermercado o la pescadería, probablemente ya se ha limpiado previamente.

Aún así, puedes pasarlos por debajo del grifo rápidamente para asegurarte de que están totalmente limpios. Después prepáralos en la sartén con un chorrito de vino blanco y una hoja de laurel, al vapor o siguiendo cualquier receta de todas las que podemos encontrar en nuestra geografía.

PUBLICIDAD

Mejillones listos y preparados para comer

Cómo limpiar mejillones para hacerlos al vapor

Para preparar mejillones al vapor debes limpiarlos después de comprarlos frescos con agua fría y retirar las barbas y restos adheridos a su cáscara, si sabes cómo limpiar almejas es probable que este paso te resulte especialmente fácil. Sin embargo, este preparado tiene una particularidad.

Necesitamos un recipiente muy amplio en el que poner los moluscos al vapor para que todos los mejillones tengan espacio suficiente para abrirse y que no se hagan más unos que otros. Además, es imprescindible que tenga tapa, de lo contrario será imposible el efecto vapor. El tiempo necesario vas a verlo al preparar el plato, ya que las conchas se abren solas cuando están listos, por eso es importante que te deshagas de aquellos que no lo hagan ya que lo más probable es que estén en mal estado.

PUBLICIDAD

Cómo limpiar mejillones congelados

Para poder congelar nosotros mismos unos mejillones que hayamos comprado frescos siempre debemos limpiarlos previamente. Es necesario que aún estén vivos para que salga fuera la arena y los restos que tengan dentro. De manera que cuando los descongelemos ya no hará falta ninguna limpieza.

Si por el contrario hemos comprado este producto del mar congelado lo más probable es que no necesite más limpieza. De todas formas siempre puedes enjuagarlos con agua fría para asegurarte antes de cocinarlos al vapor, hacerlos rebozados o en vinagreta.

PUBLICIDAD

Volver arriba