Saltear al contenido principal
Como limpiar cualquier cosa en la guía útil Asiselimpia.com
Cómo Limpiar Persianas Por Fuera Y Por Dentro

Cómo limpiar persianas por fuera y por dentro

Cómo limpiar persianas por fuera y por dentro
Valora este artículo

Las persianas son uno de los elementos que más se ensucian en un hogar al estar expuestas a las inclemencias meteorológicas. Después de todo un invierno lloviendo, cuando llega el verano suelen estar muy sucias por lo que es el mejor momento para limpiar las persianas, ya que durante esos meses se mantendrán limpias hasta que comiencen las lluvias de nuevo. Además, en la mayoría de los casos decidimos hacer esto a la vez que vamos a limpiar las ventanas para conseguir una limpieza completa. Sin embargo, no es lo mismo limpiar la parte exterior o interior de la persiana, ni se debe hacer igual en persianas de distintos tipos y materiales. A continuación te contamos la mejor manera de limpiar persianas y los trucos para cada caso.

PUBLICIDAD

Materiales:

  1. Trapo de algodón
  2. Guante atrapapolvo
  3. Aspiradora
  4. Destornillador
  5. Agua
  6. Alcohol isopropílico
  7. Detergente lavavajillas
  8. Limpiador de madera
  9. Cepillo para limpiar persianas

limpiar las persianas por fuera

Limpiar persianas por fuera

Como es lógico, la parte exterior de la persiana es la que siempre se ensucia más rápidamente. Habitualmente acumula mucho polvo, residuos del agua de lluvia, polen e incluso insectos. Por otro lado, teniendo en cuenta que en la mayoría de las viviendas las persianas están en alto, el acceso a la parte exterior puede constituir un riesgo innecesario.

En el caso de que vivas en una planta baja y puedas acceder al exterior de las persianas, lo más recomendable es limpiar listón a listón con un trapo húmedo y después secarlos. Hay que prestar especial atención a las ranuras ya que es donde habitualmente se acumular más suciedad. Si las persianas están muy sucias y no son de madera, puedes usar previamente una manguera con agua a presión para retirar la primera capa. Aunque en este caso recuerda que después tendrás que limpiar los cristales ya que el agua probablemente los manche.

Si vives en una planta alta y no puedes acceder al exterior, te contamos un truco para poder limpiar las persianas por fuera sin desmontarlas. Simplemente abre el cajón que contiene el tambor de la persiana desde el interior de la vivienda con ayuda de un destornillador. Una vez esté abierto verás que la parte de la persiana a la que tienes acceso es la exterior. A continuación, ve limpiando lama a lama con un trapo de algodón húmedo, así como las ranuras y seca todo con otro trapo para que no queden marcas de agua. Para llegar a otros listones simplemente ve subiendo y bajando las persiana hasta que termines con todos.

En cualquier caso no te olvides de limpiar la caja de la persiana por dentro con un aspirador, ya que es la zona donde se acumula más polvo y suciedad.

Limpiar persianas por dentro

Antes de limpiar la persiana por dentro es recomendable haber limpiado previamente la parte exterior, ya que es la que más suciedad acumula y habitualmente al limpiarla hay suciedad que se pasa a la cara interna. Sin embargo verás que limpiar este lado de la persiana es mucho más cómodo y sencillo.

PUBLICIDAD

Primero baja la persiana completamente y pasa el aspirador para retirar el polvo, después súbela un poco para poder aspirar las rendijas que hay entre los listones. Una vez no tenga polvo pasa un paño de algodón húmedo por cada listón y ve secandolos con otro trapo seco para que no queden manchas y evitar que se deposite el polvo rápidamente de nuevo. Comienza siempre a limpiar por arriba y ve bajando para que no se vuelvan a manchar las partes limpias.

Para mantener las persianas limpias por dentro sin tener que hacer una limpieza exhaustiva, recuerda pasar un plumero cada vez que limpies las ventanas para evitar que se acumule polvo. De este modo solo será necesario hacer un par de limpiezas con agua al año.

Limpiar las persianas en función del material

Limpiar persianas según su material

Aunque en general limpiar las persianas no es una tarea muy complicada y todas se limpian de manera parecida, sí hay ciertos trucos en función del tipo de persiana del que estemos hablando. Por un lado podemos diferenciar por el material del que esté fabricada la persiana y por otro la forma de la persiana en sí misma. De esta manera usaremos para limpiar cada persiana el producto más conveniente y así alargar su vida útil.

  • Limpiar persianas de aluminio

En el caso de las persianas de metal o aluminio, su limpieza es muy sencilla. En primer lugar pasa un plumero o trapo para quitar el polvo y a continuación, en lugar de humedecer un trapo de algodón en agua hazlo en alcohol.

Utiliza alcohol isopropílico y verás que simplemente pasando el paño por los listones y las ranuras, la suciedad desaparece sin esfuerzo. En este caso, dado la rapidez con la que se seca el alcohol no es necesario pasar otro trapo para secar.

PUBLICIDAD

Limpiar persianas de PVC

Para limpiar persianas de PVC o de plástico el truco es diluir unas gotas de desengrasante del que usamos para limpiar la cocina o bien de detergente lavavajillas, en un barreño con agua. Humedece un trapo de algodón o una bayeta de microfibra en el agua, escurre y utilízala para limpiar la persiana tanto por dentro como por fuera.

Igual que en otros casos, es recomendable pasar primero la aspiradora y así eliminar todo el polvo posible antes de usar el trapo. Puedes pasar el paño húmedo con detergente todas las veces que sea necesario sin miedo de frotar en determinadas zonas. Cuando hayas acabado utiliza otro trapo humedecido solo con agua para retirar los restos de jabón y seca la persiana.

  • Limpiar persianas de madera

La madera es un material muy delicado, aún cuando está tratado, de manera que hay que prestar atención al producto de limpieza que usamos para limpiar persianas de este tipo. Lo mejor es usar siempre un producto de limpieza específico para objetos, muebles o suelos de madera. Además ten en cuenta que si mojamos mucho la madera también podemos estropearla.

Así, para limpiar persianas de madera lo mejor es echar una pequeña cantidad de producto en un cubo con agua y usarlo para la limpieza. Recuerda utilizar un paño de algodón suave que no pueda rayar la superficie, así como escurrir mucho el tejido antes de que toque la madera. Para terminar de retirar la suciedad y acabar la limpieza, pasa después otro paño seco.

Limpieza de persianas según su forma

Limpiar persianas según su forma

Habitualmente cuando hablamos de persianas todos tenemos en mente persianas enrollables de las que se instalan en el exterior de las ventanas de las casas. Por eso, los consejos generales para limpiar persianas se refieren especialmente a persianas de este tipo. Sin embargo, también hay otros tipos de persianas que necesitan por su forma una limpieza distinta al no tener tambor y no ser, en muchos casos, un elemento fijo de la fachada.

PUBLICIDAD

Limpiar persianas venecianas

Las persianas venecianas son aquellas compuestas por lamas del mismo tamaño que forman una estructura montadas sobre cordeles. Cuentan normalmente con un regulador que permite girar las lamas para que entre más o menos luz, así como subirlas o bajarlas. Hay persianas venecianas de metal, plástico o madera, pero sea cual sea el material necesitan limpiezas periódicas para mantenerse en buen estado.

La manera más sencilla de limpiar persianas venecianas, independientemente del material del que estén hechas, es con ayuda de un guante de algodón suave. Puedes encontrarlos con los productos de limpieza, habitualmente se conoce también como guante atrapapolvo. Simplemente cierra la persiana y ve pasando los dedos por todos y cada uno de los listones desde el centro hasta los bordes. Cuando hayas acabado cierra la persiana veneciana en la dirección contraria y vuelve a repetir la misma operación. Asegúrate de sacudir el guante cada vez que sea necesario para que la limpieza sea más efectiva.

Otra opción si no cuentas con un guante para limpiar el polvo, es pasar la aspiradora usando la boquilla de cepillo para no estropear la superficie de los listones. Hazlo igual que con el guante, del centro a los extremos primero por un lado y luego por el otro.

Si esta limpieza no fuera suficiente, y siempre en el caso de que las persianas venecianas no sea de madera, también puedes meterlas en la bañera para una limpieza profunda. Sumergelas en agua tibia y añade detergente lavavajillas, déjalas en remojo hasta que estén limpias, después estíralas sobre una superficie para que se sequen totalmente y vuelve a colgarlas en su lugar.

Limpiaeza de las persianas mallorquinas

Limpiar persianas mallorquinas

Debido a la forma de las persianas mallorquinas cuando llega el momento de limpiarlas parece que el proceso va a ser eterno, pero no tiene porqué ser así. Sí es cierto que al tener las lamas abiertas al exterior acumulan mucha más suciedad que las persianas enrollables, pero con un par de trucos conseguirás que queden limpias fácilmente.

En primer lugar recuerda comenzar siempre la limpieza de arriba a abajo para que no caiga suciedad sobre lo que ya has limpiado. A continuación, elige el limpiador más adecuado en función del material con el que esté fabricada la persiana mallorquina y acuérdate eliminar el polvo con un plumero o aspiradora antes de meterte a fondo con la limpieza.

Una vez esté todo preparado coge un trapo y humedécelo con agua y el producto más adecuado en cada caso. Puedes pasarlo a mano por cada lama o bien, si no te caben los dedos usar unas pinzas de cocina, tipo las de barbacoa, para pasar el paño por todas las aberturas. También es muy útil para limpiar persianas mallorquinas usar un cepillo específico que te permita llegar a todos los rincones.

PUBLICIDAD

Volver arriba

Suscríbete a nuestra Newsletter

Solo mandamos 1 al mes con los artículos más interesantes.

No te llenamos el correo, te lo aseguramos.

Gracias por suscribirte!

There was an error while trying to send your request. Please try again.